El buen manejo de las deudas es una herramienta que puede ser muy útil para alcanzar nuestros objetivos, como comprar bienes y servicios, adquirir una casa, un automóvil, entre otros.  Sin embargo, es importante utilizarlos de manera responsable para evitar problemas de sobreendeudamiento.

Si estás aprendiendo sobre el tema de las deudas, debes saber que existen muchos escenarios que a lo largo de tu vida productiva se irán presentando, con lo que es muy valioso que te adentres en la educación financiera y algunos temas legales a los que podrías enfrentarte.

A continuación, te platicaremos un poco sobre la posibilidad de ceder la deuda y los supuestos en que pueden realizarse.

banner_blog_rtdco-1024x536.jpg

¿Se pueden ceder las deudas?

La cesión de deudas, en términos simples es transferir los derechos de un crédito a un tercero. En México, esta figura jurídica está regulada por el Código Civil Federal.

La cesión de deudas puede realizarse de manera voluntaria o forzosa. En el primer caso, el deudor da su consentimiento para que el acreedor ceda la deuda a un tercero. En el segundo caso, la cesión se realiza sin el consentimiento del deudor, por ejemplo, cuando es embargado por un acreedor.

¿Cuándo se ceden las deudas?

Las deudas pueden cederse en cualquier momento, tanto antes como después de que se hayan vencido. Sin embargo, hay algunos casos en los que la cesión de deudas es más habitual.

Por ejemplo, las deudas se suelen ceder cuando:

  • Un deudor original no puede pagar la deuda. En este caso, el acreedor puede ceder la deuda a un tercero para intentar recuperar su dinero.

  • Un deudor original quiere obtener liquidez. En este caso, el deudor puede vender la deuda a un tercero a cambio de un precio.

¿Qué tipos de cesiones de deudas existen?

En México, existen dos tipos principales de cesiones de deudas:

  • Cesión voluntaria: Es la transferencia de un crédito de un acreedor a otro, con el consentimiento del deudor.

  • Cesión forzosa: Es la transferencia de un crédito de un acreedor a otro, sin el consentimiento del deudor.

La cesión voluntaria se puede realizar por diversas razones, como:

  • Para obtener un mejor precio por el crédito: El cedente puede vender el crédito a un cesionario que esté dispuesto a pagar un precio más alto que el acreedor original.

  • Para reducir el riesgo de impago: El cedente puede ceder el crédito a un cesionario que tenga una mejor capacidad de recuperación de las deudas.

  • Para mejorar la gestión del crédito: El cedente puede ceder el crédito a un cesionario que tenga más experiencia en la gestión de carteras de crédito.

La cesión forzosa se puede realizar en los siguientes casos:

  • Cuando el crédito es embargado por un acreedor: En este caso, el acreedor embargante se convierte en el cesionario del crédito.

  • Cuando el crédito es adjudicado en una subasta: En este caso, el adjudicatario de la subasta se convierte en el cesionario del crédito.

banner_blog_rtdco-1024x536.jpg

¿Por qué se cede un crédito?

Las razones por las que se cede un crédito pueden ser diversas, tanto para el cedente como para el cesionario.

Para el cedente:

  • Para obtener liquidez: El cedente puede ceder el crédito para obtener liquidez inmediata.

  • Para reducir el riesgo de impago: El cedente puede ceder el crédito a un cesionario que tenga una mejor capacidad de recuperación de las deudas.

  • Para mejorar la gestión del crédito: El cedente puede ceder el crédito a un cesionario que tenga más experiencia en la gestión de carteras de crédito.

Para el cesionario:

  • Para obtener una inversión: El cesionario puede adquirir el crédito como una inversión.

  • Para gestionar una cartera de crédito: El cesionario puede adquirir el crédito para gestionar una cartera de crédito.

  • Para obtener liquidez: El cesionario puede adquirir el crédito para obtener liquidez inmediata.

¡Cuida el manejo de tus deudas!

Siempre mantente informado sobre el estado de tus deudas y de las posibilidades legales sobre su manejo. Una medida como la cesión de deudas debe ser asesorada por un profesional y por ningún motivo debes ser presionado a realizar una medida de ese tipo o firmar documentos en blanco.

Si no sabes cómo salir de tus problemas de deudas, consulta con un asesor financiero. En Bravo contamos con especialistas que pueden analizar tu situación y diseñar un plan adecuado a tus posibilidades para corregir tus finanzas personales.

compartir:

Para calcular un descuento necesitamos conocer un poco más sobre tu deuda.

Av. Mariano Escobedo 555, Planta Baja, Col. Bosques de Chapultepec, 1a Sección, Alcaldía Miguel Hidalgo, C.P. 11580, CDMX. Sitio 100% seguro. Tu información es confidencial y está completamente protegida por certificados de seguridad.

go Bravo ® Todos los derechos reservados